Orientaciones prácticas para padres/madres

Orientaciones prácticas para padres/madres

Estas orientaciones se dan a los padres/madres de los niños/as de 3 años, que ingresan en el centro.

Se pretende mejorar su desarrollo en estos ámbitos implicando a las familias para que colaboren y así potenciar un desarrollo integral del alumno/a.

Desarrollo social y personal

  • Eviten la sobreprotección, es decir, el excesivo control y cuidado de su hijo. Déjenle explorar, subir, bajar… en lugar de prohibirle continuamente hacer cosas. Vigilen de cerca sus “andanzas” y sus intereses, pero sepan que prudencia no es temor.
  • Enséñele a hacer uso de las normas de cortesía como parte esencial de su vida, buenos días, hola ,adiós…….
  • Proporcionen situaciones en las que su hijo/a sea el responsable: ayudar a poner la mesa, cuidar el animal de compañía, etc. Tener obligaciones favorece la autonomía y la seguridad en sí mismo. De esta manera lograrán que el niño, en el futuro, sea capaz de tomar las riendas de su vida, sin depender pasivamente de los demás.
  • Establezcan no demasiadas normas en la convivencia familiar, aunque, eso sí, claras, firmes y coherentes. Un número excesivo de reglas y la contradicción entre las mismas desorientan al niño o a la niña y no le permiten crear un comportamiento uniforme.
  • Ante la terquedad, rabietas y pataletas de su hijo, lo mejor es no hacerles caso. Eviten ser demasiado indulgentes pues conseguirán  un niño o niña egoísta, exigente y, a menudo, tiránico.
  • Estimulen sus progresos, por pequeños que éstos parezcan. Desarrollen sus capacidades y tengan en consideración sus intereses.
  • Proporcionen a su hijo abundantes situaciones y experiencias de convivencia con sus iguales: juegos cooperativos, actividades en las que tenga que compartir y comunicarse, etc.
  • Enseñen a su hijo que la vida es una continua resolución de problemas (unos sencillos y otros más difíciles) y que hay que afrontar las pequeñas “catástrofes” de cada día.
  • Y, finalmente, recuerden que todo, absolutamente todo, puede ser una experiencia.

Potenciar su autonomía.

Es muy importante que el niño vaya realizando por sí mismo una serie de comportamientos dirigidos a favorecer su maduración y su independencia así como reforzar los logros que  vaya obteniendo. Esto se hará poco a poco y por aproximaciones sucesivas, hasta conseguir la conducta final deseada. Unos ejemplos de comportamientos autónomos sociales a entrenar podrían ser:

  • Establecer un horario de juego y un horario de actividades domésticas a desarrollar como forma de responsabilidad en la casa.
  • Concienciarle de que es necesaria su aportación en casa: recoger sus juguetes, sus libros y lápices, poner la mesa, regar plantas, recoger su ropa, ordenar el cuarto de baño después de utilizarlo.
  • Hacer que mantenga sus enseres personales y habitación ordenados.
  • Establecer un horario de responsabilidades entre todos los miembros de la familia y que éste figure en un lugar visible para todos (frigorífico).
  • Hacer que vaya a los sitios cada vez con más autonomía: entrar al colegio y a la clase sola, pedir artículos en tiendas (pan, leche, aunque estén acompañados por la madre, padre o adulto).
  • Que acompañe e imite en hacer recados fuera de la casa: compras, avisar a alguien, etc.
  • Es muy importante que juegue con otros niños y niñas.
  • Reconocerse en una fotografía mezclada con otras personas.
  • Reconocer conocidos en fotografías.
  • Imitar actividades sencillas de los adultos.

 Potenciar el lenguaje.

  • Evite el uso del chupete, en la escuela no se permite, en casa debe no admitirse, si no trasladamos a la casa lo que el niño va consiguiendo en la escuela, usted está colaborando a que en un futuro pueda ser un problema.
  • Mala vocalización, nada de comida triturada, el niño debe comer como el resto de la familia, es preciso habituarse a masticar, de esta forma desarrolla la musculatura de la boca y por tanto favorecerá su lenguaje.
  • Vigilar la alimentación cuidando que tenga hábitos correctos de masticación y deglución.
  • Hablar correctamente de frente, despacio y a su altura, mirándole a la cara.
  • No imitar su forma de hablar, no le ría la gracia.
  • No reñirle si habla mal.
  • Conversar en todas las oportunidades que se ofrezcan
  • Cuéntele cuentos, recuperemos la tradición oral , todos nos hemos prendido los cuentos tradicionales que nos narraban nuestros mayores /que siempre encontraban tiempo para sus hijos/.
  • Hágale preguntas sobre el cuento
  • Ayúdele a estructurar correctamente sus frases haciendo uso correcto de artículos, preposiciones y concordancias. ¿quién es? ¿qué hace? ¿cómo?¿dónde está?…

Pinchar aquí  Evaluación de conducta

Carmen Martín

Departamento de Orientación. La Presentación-Linares

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies