Técnicas de relajación

Técnicas de relajación

1. Se trata de una técnica que se puede considerar como un ejercicio de meditación o relajación. Los pasos que habría que seguir son los siguientes (Todo esto hay que decirlo y has de escucharlo):

a. Primero has de tener en cuenta, como preintroducción, que probablemente no notarás que entras en trance y que sólo lo notarás en todo caso al salir.

b. Cierra los ojos, porque no se puede entrar en trance si se ven objetos moviéndose, eso dificulta mucho la concentración.

c. Ahora presta mucha atención a tu respiración…, vas respirando y en cada respiración tomas conciencia de cómo el aire va entrando en tus pulmones, tranquilamente, descansadamente…, cómo pasa por la nariz, cómo entra en ti, cómo llega a lo más hondo de tus pulmones, con mucha calma…, Y vas notando cómo, poco a poco, muy sosegadamente, sale de tus pulmones. Entra pausadamente y sale pausadamente. Es posible que notes como todo tu cuerpo se va aflojando mientras tú estás pendiente de tu respiración… Es posible que sientas cómo los músculos de tu cara se relajan…, tu cuello se vuelve menos rígido… Es posible que notes cómo esa tranquilidad de tu respiración se deja sentir en tus hombros…, en la menor pesadez de tu espalda…, tu cintura…, tus piernas…, tus pies… Puede que notes cómo en ocasiones tu respiración puede ser más pausada y en otras algo más rápida…, hay personas a las que se les acelera la respiración, pero no importa, lo importante es tu ritmo, descansado, tranquilo, sosegado,… Es posible que sólo seas consciente de que respiras sin más, no importa, realmente no importa… Tú sigues respirando, pausadamente, sosegadamente,…
Fíjate ahora cómo es posible que ese descanso, esa tranquilidad de tu respiración pausada, que impregna todo tu cuerpo, es posible que haya llegado a tu mano derecha por ejemplo…, es posible que la notes con especial calor…, es posible que notes un hormigueo…, es posible que no notes nada especial, no importa…, lo importante es que ha llegado…, está en ella…, aunque también puede estar en cualquier otro sitio, recorrer cualquier otra parte de tu cuerpo…, no importa, realmente no importa…
Ahora te voy a dejar un tiempo para que sientas toda esa tranquilidad, todo ese sosiego recorriendo todo tu cuerpo, cómo el reposo de tu respiración pausada se difunde por cada parte de ti…, tus manos…, tus brazos…, tus hombros y espalda…, tus piernas…, tus pies…, (deja 45 segundos)
Fíjate ahora cómo esa tranquilidad es tuya, está en ti, recorre todo tu ser…, y puede hacerlo porque es tuya…, tuya…, y por eso permanecerá en ti…, estará en ti para cuando la necesites…

d. Ahora contaré hasta 3 para que abras los ojos…, y estires brazos y piernas…

2. Pequeña relajación: Se trata de ser consciente de tu respiración, y en la inspiración decirte a ti misma: “con esto” o “aquí” y en la expiración: “estoy satisfecha” dirigiendo la atención a algo de lo que estás satisfecha.
Se puede utilizar también para dar gracias “con esto” o “aquí” en la inspiración “estoy agradecida” en la expiración.

Mayte Recio Pérez

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies