Cómo educar el autocontrol

Cómo educar el autocontrol

El autocontrol es la capacidad de dirigir nuestra propia conducta en el modo deseado.

El niño en la Etapa de Educación Infantil no tiene desarrollado el autocontrol de su conducta. Esto es así por dos factores:

1. En un principio, el niño no es consciente de que debe controlarse.

2. Cuando adquiere esa consciencia, el autocontrol requiere de él tanto esfuerzo, que desiste de su intento.

El niño en edades tempranas actúa por impulsos, intentando satisfacer con inmediatez sus deseos. Es muy importante enseñarle a esperar. Tanto en casa como en el colegio, debemos ayudarle a controlar su impulsividad. Debemos lograr que sus acciones sean meditadas y que su conducta no responda a arrebatos, sino que sea voluntaria.

Maestros y padres tenemos la obligación de educar dando herramientas para ayudar a gestionar el autocontrol. El autocontrol es una destreza y como tal debemos entrenarla. El problema principal que nos vamos a encontrar es la falta de paciencia. Las personas en general y los niños en particular buscamos la gratificación inmediata, pero como no siempre es posible, debemos enseñar a manejar las emociones y entrenar en la virtud de la paciencia. Para ello recurriremos a la repetición, la imitación y al ensayo.

En Infantil, por ejemplo, es muy frecuente que nuestros alumnos no sepan esperar su turno de palabra e interrumpan constantemente la asamblea o la clase. Corregir esta actitud impaciente requiere un reiterado proceso de imitación y ensayo. En primer lugar, explicamos a nuestros alumnos, con mucho cariño, que todo lo que tengan que decirnos nos interesa y nos apetece escucharlo, pero que como somos tantos tenemos que organizarnos. Como dinámica de clase, les pedimos que piensen algo que quieran contarnos y tras un periodo corto, le pedimos a todos a la vez que lo digan. Permitimos con esta sencilla dinámica que compruben por ellos mismos que la comunicación no es posible, pero que si alzamos la mano y respetamos el turno de palabra, la conversación puede ser muy agradable, interesante y fluida. Imitamos, ensayamos y comprobamos a diario las consecuencuencias de nuestra paciencia o impaciencia y establecemos como norma que al que interrumpa, aunque nos apetezca mucho escucharlo, lo dejaremos para el último para que entrene su paciencia. Como la consecuencia siempre es la misma para la conducta que queremos corregir, los niños son capaces de interiorizarla.

Es fundamental establecer consecuencias específicas para cada comportamiento que queremos erradicar. De nada sirve que un día seamos muy estrictos si al siguiente somos permisivos con la conducta que pretendemos mejorar. De este modo, desorientamos y confundimos al niño. Si le digo al niño que no se puede botar la pelota en el salón, la pelota no se puede botar en el salón. Para ello le diré, por ejemplo: “Me encanta como juegas al fútbol. Eres todo un campeón. Estás practicando tanto que cada vez lo haces mejor. Seguiremos practicando en el parque tal día o tal otro, pero si chutas en el salón te quedas sin pelota por un día completo”
La consecuencia a la conducta de jugar con la pelota en el salón ya está establecida. Si nosotros la respetamos, el niño la respetará.

Reforzar positivamente y por adelantado un comportamiento va a darnos, con mucha probabilidad, el resultado deseado. En Educación Infantil usamos la técnica de describir lo que deseamos antes de que ocurra dicho comportamiento. Por ejemplo, ante la rutina de la llegada a clase, expresamos: “Cómo me gusta cuando entráis en fila y tranquilos. Cómo me gusta, que os saludéis y os contéis vuestras cosillas. Cómo me gusta que simultáneamente vayáis quitándoos el abrigo, ordenando las botellitas de agua, el desayuno, la libreta,… ” Mejor que corregir, halagar. Así se refuerzan conductas positivas.

14que debemos tenerlo siempre presente en nuestra tarea educativa. Aquí os dejo mi particular decálogo para hacer del autocontrol una constante en la vida del niño:

1. Establecer objetivos adecuados a la edad del niño.

2. Hacer al niño consciente de lo que nos preocupa.

3. Marcar consecuencias a posibles conductas disruptivas.

4. Enseñar al niño a esperar.

5. Poner en práctica técnicas de relajación, como respirar hondo y contar.

6. Importante, que su mal genio nunca obtenga respuesta.

7. Interiorizar que la modificación de conducta se consigue a largo plazo a base de repetición, imitación y ensayo.

8. Valorar los logros del niño porque necesita nuestro halago y aprobación.

9. Tener presente que la coherencia y la constancia van a ser nuestros mejores aliados.

10. Manifestar al niño en todo momento nuestro amor incondicional.

Por Antonia Navarro,
La Presentación Granada.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies