La importancia del lenguaje

La importancia del lenguaje

Siempre he pensado que el lenguaje era importantísimo, no solo porque lo digan personas especializadas en el tema sino porque soy absolutamente consciente de que el hecho de hablar bien, escribir bien y defenderse bien en el lenguaje facilita a quien cultiva este don muchos aspectos de la vida. Las personas que lo poseen pueden desenvolverse mejor en muchas áreas intelectuales y sociales y al final poseen un verdadero tesoro.

No es la única inteligencia. Hoy en día ha quedado patente la existencia de otras muchas inteligencias, pero sin duda alguna, la lingüística, es una inteligencia que hay que potenciar.

Jose Antonio Marina explica en el video que el niño aprende a dirigir su cerebro a través del lenguaje. Por eso todo lo que tiene que ver con el lenguaje es absolutamente imprescindible para organizar nuestra inteligencia y nuestra convivencia. Si se empobrece el lenguaje se empobrece la inteligencia y se empobrece la convivencia.

Tenemos a partir de esta premisa una serie de problemas hoy en día con nuestros alumnos que pueden afectar al lenguaje y por tanto a su inteligencia. El excesivo uso de las redes sociales y otras formas de comunicación están llevando al lenguaje a la mínima expresión y hasta a ser caricaturizado.

¿Qué podemos hacer los docentes desde el aula? Tenemos que intentar invertir la situación. Es cierto que la batalla contra el móvil y todas las nuevas tendencias que tienden a reducir el lenguaje a límitespreocupantes es muy complicada, pero tenemos el gran reto de engrandecer en nuestra aula el lenguaje y apostar fuertemente por él. El ritmo, las prisas de la sociedad, el estrés, la falta de conversaciones familiares, la televisión y la preferencia por todos los aparatos tecnológicos, el exceso de trabajo no solo de los progenitoressino también de los propios docentes tampoco ayudan demasiado en esta tarea.

Aspectos concretos que pienso podemos cuidar los profesores para dar al lenguaje el puesto de honor que se merece:

  • Cuidar enormemente nuestro propio lenguaje a la hora de impartir las clases.
  • Otorgarle un lugar privilegiado al momento en que los alumnos participan.
  • Escuchar con mucha atención lo que el alumno quiere decir, empleando el tiempo que sea necesario para que encuentre las palabras adecuadas para expresarse.
  • Alentar a que se escuchen los unos a los otros y que respeten al que habla.
  • Alabar cualquier palabra técnica, culta o precisa que el alumno emplee.
  • Premiar la correcta expresión y la fluidez en cualquier ejercicio, redacción o examen.
  • No priorizar únicamente el contenido de lo expuesto sino la forma en la que éste se ha expresado.
  • Reservar actividades concretas al uso del lenguaje: redacción, debates, exposiciones de trabajos,teatralización, narración de experiencias.
  • Ayudar al alumno a hablar en público. Darle estrategias y consejos para mejorar.
  • Hacerles preguntas adecuadas y directas a los más tímidos para que venzan el miedo al ridículo.
  • Interesarnos en el alumnado que tiene dificultad para hablar bien. Conocer la problemática, dificultades y situación del mismo.
  • Nunca regañar ni ridiculizar al alumno.
  • Animarles a leer, no solo libros sino también periódicos, reportajes, entrevistas.
  • Animarles a ampliar su vocabulario desde todas las disciplinas. Hacer juegos y dinámicas con el vocabulario aprendido en la clase.
  • Hacerles sentir lo importante que es hablar y expresarse bien en la vida. Explicarles que ello les abrirá muchas puertas.

Según Marina, la reducción del lenguaje hace que reduzcamos también nuestra inteligencia y nuestra posibilidad de comunicarnos mejor en la convivencia diaria. Cuando tenemos que interpretar mensajes más largos no los entendemos y reducimos bastante nuestras posibilidades de comunicación. Si no dominamos nuestro lenguaje, no dominamos nuestro cerebro, ni nuestra inteligencia y nos hacemos un lio en la convivencia.

Los profesores tenemos en nuestras manos la necesaria tarea de desarrollar la importancia del lenguaje hablado y escrito en el alumnado. Es una tarea crucial, pienso que la más importante de todas. No hace falta pertenecer al departamento de Lengua y Literatura. Desde cualquier asignatura se puede ayudar a desarrollar en el alumnado la posibilidad de hablar y de escribir mejor. Solo nos hace falta creerlo y sobre todo, sentirlo.

No en vano César Bona y todos las personas que tienen reconocimiento en el mundo de la educación nos recuerdan constantemente la importancia del lenguaje y pienso que no debemos relajarnos ni quedarnos atrás en este otro reto que tenemos los docentes del siglo XXI ante la avalancha de recursos tecnológicos que muchas veces limitan nuestro maravilloso y rico idioma.

Terminaré diciendo que la lengua no es solamente un instrumento de comunicación sino que representa “el alma de un pueblo”.

Video de Jose Antonio Marina: “Siempre se puede aprender”

Páginas de interés:

Mercedes García Esteo
Colegio La Presentación de Granada

About The Author

Related posts

1 Comment

  1. Pingback: Lo más visto en educaciondivertida.com - educaciondivertida.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies